Literatura

             contemporánea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           Eva Ruiz Barrios

 

 

                  Del poemario:

                           "Ese lugar, la vida"

 

 

 

                Los huesos de una imagen

                 La letra

                  como voz.

                       La palabra como aire.

                     Otra vez, voz

                     otra vez, aire

                     que queda suspendido

                     al filo de una vértebra

                   en resonancia.

                     La imagen en el vuelo.

                      La lengua en acrobacia.

                     La palabra y su vacío.

                    La lengua en acrobacia de su vuelo

                   bajando en la clavícula hasta el tuétano.

                  Los puntos del énfasis,

               lo que fue aire,

                 el resto la palabra

                 los huesos de una imagen que da a luz

                entre los labios

              acaso

               el alma.

 

 

 

            

 

           Sostener las palabras

              Sostener las palabras

                para que no se escapen por su brillo

              sino por su momento justo.

               Encontrar el viento que arranque las hojas

          y las coloque sobre las estaciones

                   en las hendiduras que dejan en el aire

                los rayos de la tarde.

 

 

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

                                                

 

 

Principal
OBRA
FRÁGIL ALA
DE LA POESÍA
LA LENGUA VIVA
ALAMBRES
ESE LUGAR LA VIDA

 

 

 

 

 

 

 

 

         Cuentos  

MIRALE LOS OJOS
RESTOS AMARILLOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      

 

 

 

 

 

              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mis blogs

 

 

 

 

 

COLECCIÓN BIBLIOTECA DIGITAL

VOLUMEN III -ESPAÑA

 

 

 

 

 

 

 

Dejo colgar en mi silencio

Dejo colgar en mi silencio

las prendas,

los harapos,

el calor, el frío,

en fin, las veleidades térmicas del mundo

y sigo caminando en un arrullo de voces

de hombres y mujeres meciéndose

en una jaula de cemento y portafolios.

Dejo colgar en mi silencio

en apática camaradería,

como si fuera un hábito de monje,

una palabra que se deja llevar por la circulación del cuerpo,

un acto de piedad mutuo,

la explicación matemática del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los abuelos

 

La casa guarda los pasos de quienes no volvieron

sino en la brisa que proviene de algunos espacios,

como en los sueños.

El niño, ya ajeno, juega en sus habitaciones,

no recuerda a sus antiguos habitantes

que, como ángeles guardianes, lo ven crecer

 ... desde el lugar de la casa

donde habitan los abuelos de las fábulas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       "Del libro: Frágil ala"

 

 

 

 

Escalera

 

Tal vez no sea más que un nexo de unción.

Un desafío de uno hacía el fondo del otro.

Una emoción que explora más allá de las nubes

desde la azafranada tierra incendiada.

¿Será aquí donde logra el tiempo su cualidad de eterno?

¿Será éste el comienzo o el final del camino?

A ras del suelo, con los sueños atados,

todos somos los mismos.

Y apostamos inciertos, al intento supremo de querer ser,

por un instante al menos, residencia de luz,

donde juegan las artes, desafiando el espíritu,

la razón que no alcanza...

Todavía no puedo integrarme al misterio.

 

Aquí me quedo, al pie y al abismo del estribo enigmático

masticando colores con los dientes del alma.

 

 

No se puede llegar hasta las sienes,

escisión transparente del relámpago,

el aire que asciende del vacío,

trae un quejido de piedra imperturbable.

 

 

(Cuando la eternidad salpica omniscientes brazos,

                                              entramos en la ola)

A Salvador Dalí

 

Visón, sueño o somnolencia,

tornado azul que arroja esquirlas en la arena;

roncos clarines que anuncian la puerta del relámpago,

mar que se erige vacío en una vacía noche,

trémulo vientre, ojos vidriosos del desierto

palabra dilatada, estiletes que juegan a no hallarse

sobre un ojo universo.

Brillo desparramado que vaga tras el hombre

y arrastra con su paso dimensiones ocultas.

Todos nos preguntamos de quién somos el sueño,

cuál es el lobo azul que aúlla en el centro del alma.

Y los lazos pulsando como tigres agujas,

dos astros, o dos fríos juntos en mitad de dos labios;

por allí se comienza, desde el cielo hasta el óvulo,

desde el óvulo al grito, desde el grito hacia el polvo...

 

 

 

 

 

Blancos y negros

 

 

Blancos y negros

como fotos

se suceden.

Se levantan las cortinas de sus ojos,

sus ojos,

que son leños que se apagan

como estrellas

y cobijan.

 

En cascadas

brota el aire,

desde el fondo de los siglos,

los fantasmas.

 

Un torreón

donde amanecen

los cimientos de las lilas.

 

                                                 A Patricia Catalá

 

 

 

 

POEMAS INÉDITOS

 

 

          Eclipse de la sombra

 

                                   (A mi pís, Repúblic Argentina)

 

 

              Conozco tus partes intimas

 

    

                                       oleaginosas,

 

-trabamos

 

 

viva relación-

 

 

                detrás de cada una

 

 

                             encuentro cicatrices,

 

 

rocosas rosas,

 

 

                    rastros que duelen,

 

suturando

 

me pierdo en

 

                      tu

                                                coraje.

 

 

 

 

Ilusión

Cuando llegas, todo lo imposible se realiza de golpe

pero me temo, mi bien, que detrás de ti

silban sepultureros.

 

 

 

 

 

Me levanto amor esta mañana

 

Me levanto amor esta mañana,

este suspiro, este jardín,

esta novela.

 

Tras los cirros otoñales

cacofónicos,

en las parvas de kilómetros,

te extraño;

urgente

me incorporo

y combato virulencias con reflejos,

lunares planetarios

refregados;

mientras llama

y arde la elocuencia,

seco el mundo,

privado

íntimo

y lo escurro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El colibrí

 

El

           haz

                      de

                                tu

                                           falk

                                                         breva

                                                                            breve

                                                                                                  pestañea

                                                                                                       tiros

                                                                           filos

                                                           de

                                       fulgor

                            hondo

                  ojo

         pez

punzón

en

el

pozo

bruno

de

mi

sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una palabra

 

Una palabra

enlaza otra y otra y otra,

un pie de máquina que cose

puntada tras puntada, el mobiliario.

 

Sólo de vez en cuando asciende el soplo

y hace del lenguaje

como el aire hace un pájaro.

 

 

 

 

 

 

Días de no presenciarla

Sólo escucharla agonizar

rebozante de nada,

sonámbula.

Tiene indicios:

huellas de dientes,

huecos de plomo

pegados a su cuerpo;

donde podría ahogarse

de noche

de espanto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Intimo detalle


Sobre la mesa de luz
hay cajitas con abismos
paraísos confinados
dentro de una semilla
embrionaria
laberíntica
o como cielo abierto despejada
rebosantes de amor o de furia
levan sus cuerpos de insomnio
con reclamos
agonías sepulcrales
laceradas
lluviosas
doloridas
aúllan y ríen
con el último rayo de la noche
en que se apaga
fosforescentes
como lenguas en los ojos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vida

 

Tabla en la que zozobro, como un rezo incestuoso

detrás de la cortinas que se mecen en la hondura de un lago,

huellas en las que desaparezco debajo

de una piedra en el fondo de un nombre.

Tu cola excesivamente larga abre la noche  como un barco

y allí laten las venas, estelas de silencio,

por la que corren libres unicornios salvajes.

En la copa de un árbol, entreabriendo los labios,

juega a las escondidas tu cabellera de hojas,

que marca, de dos en dos, la luna

y alguna vez el viento me lleva hacia tu asombro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Vademecum

 

Si quieres escribir un poema,

debes trizar vocablos

tener a punto el lápiz

alguna brisa fresca

pasando por el alma

el enunciado listo

tal vez, ya desbocado.

Sentarte en una roca

o el arco de la luna.

Cualquier lugar es bueno

si la palabra sangra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta es la hora en que exactos minutos sangran en la penumbra

 

Me deslizo fuera de la mesa,

de la tarde,

del planeta.

Como un simio

busco lianas en tus ojos,

 mi lugar en el árbol,

 en la vereda,

 en algún corretaje del olvido,

 hago piruetas,

escupo fuego,

vendo humo,

y recojo la lágrima del suelo,

de los techos,

de la nave azul que se aproxima,

de los muertos.

De a poco, así como este trueque

  del cielo con la tierra a plena orgía,

 del preciso momento incontinente,

 del abrazo marioneta de las sombras,

          

           de esta pregunta lenta que te espera.

                     

.

 

 

 

 

 

No puedes respirar

       

No puedes respirar,

apenas tienes la inquietud de un niño

ante el pezón esquivo.

Siento que Dios se desbarata aquí en mis brazos,

y te me escapas

entre los seres queridos sepultados.

No puedes respirar

y viajas en agudos refucilos de silencio

y voy contigo,

hasta ese umbral de criptas irreales

donde te lloro.

Y esta vez eres tú

la que comienza a partir muy dentro mío

y llegas

y dueles suave

como un recién nacido

                                            

 A mi madre

 

 

 

 

 


 

Ojo de cíclope. Molusco.

Ceniza púrpura, luego, una garza azul.

 

 

 

Trailer del libro: Ese lugar, la vida

 

 

 

Compartir en:

Seguir a evaruizbarrios en Twitter

 

  Compartir

 

 

 

 

http://www.whohub.com/evaruiz

 

 

Gracias por su visita.

 

         El ojo como flash

 

 

...Como agua como fragua como ola como ala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    La mitad de la música


 

  

 

 

  

 

 

 

 

 

 

       PUBLICACIONES

 

                     Letralia, Tierra de Letras, la revista de los escritores hispanoamericanos en Internet

 

               

                Letralia 265     

                 

                    El recuerdo

                    Pese a todo...

                    Abrí la puerta...

 

           Letralia 225    

                     Genealogía

                     Documento

                     Tu palabra

 

           Letralia 208                  

                       Sobre la escritura

                  Generación ondulando

                        Mundo hélice

 

           Letralia 193     

                Preludio del adentro

 

            Letralia 178     

           El verdadero miedo al tiempo

                        Alineación

              Copla del quebrado amor

 

 

Letralia, Tierra de Letras, la revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letralia, Tierra de Letras, la revista de los escritores

hispanoamericanos en Internet

 

 

 

 

 

 

 

 

                REVISTA

 

             REMOLINOS 

                                                               

                     PRELUDIO 15

         POR LAS RENDIJAS DEL SOL

                  ESTA ES LA HORA

 

 

 

 

 

 

                               

 

 

         

                   GIRA POEMA   

                                                            

 

 

 

 

 

                                    

          

             INSTITUTO CULTURAL

               LATINOAMERICANO
        V CONCURSO INTERNACIONAL

                       DE POESÍA 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                     

             

    Este calor agudo...

 
 
 

 

 

             

 

 

 

 

 

 

 

 

        

        LETRAS HISPANAS EN EL

              ESPACIO VIRTUAL      

 

 

   

     Colección Biblioteca
Digital Siglo XXI

 

 

        

 

            

                    VOLUMEN VII

          SAN MARTIN DEL VALLE
                      RELATOS            

                                                                
         MÁXIMO PÉREZ GONZALO

 

 

 

 

 

             

                   VOLUMEN VI
         PIEL DE UN PERGAMINO
                      POÉTICA
       MÁXIMO PÉREZ GONZALO
     


 

 

 

            

                     Volumen V

               DE SILENCIOS Y

                    OLVIDOS

          FREYA HÖDAR NISTAL       

 

 

 

 

             

                    Volumen IV

                UNA MARIPOSA

             ALETEA EN CHINA

         CARLOS ALMIRA PICASO      

 

 

 

 

             

                   Volumen III

            ESE LUGAR, LA VIDA

                     POÉTICA

        EVA ISABEL RUIZ BARRIOS    

 

 

 

 

 

              

                      Volumen II

                    MONSEÑOR

                    NARRATIVA

                 RAFAELA PINTO     

 

 

 

              

                    VOLUMEN I

                  MEMORIAL DE

                   EXORCISMOS
                      POÉTICA


                 TANIA ALEGRIA      


 

 

 

 

 

                         

 

 

 

    Poetas del mundo

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

          

 

     

             

 

 

               

 

           
          

 

         

                 

 

 

          

 

  

 

 

 

            SYLVIA PLATH      

 

          

            BLANCA VARELA  

 

            

             

 

                   

        Revista Las Letras  Link

 

 

 

        CARLOS CASTAGNINI

 

          Aquel vagido , inicio de

           la vida fue el despertar

            de Manuel a las cosas

                    inanimadas...           

 


                   
DE LA ANTOLOGÍA:
              "39 CUENTOS ARGENTINOS

                DE VANGUARDIA"
                   (Selección:

                (Carlos Mastrangelo)   

 

 

 

               

 

                      AMATERASU
                      De Nidia Olivera
                        Ed. del Dock

                

 

 

 

 

 

            

 

 

 

 

 

 

 

 

 

             

 

 

 

 

 
 
             

    

 

 

 

 

 

 

 

        
                         Visita mi página en

                LA VOZ DE LA PALABRA ESCRITA

                             INTERNACIONAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

             Esta autora es miembro de:

              R E M E S

      www.redescritoresespa.com/E/evairui...

   

 

 

 

 

           SADE (filial oeste Argentina)

 

 

             Socia activa de S.E.A

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         

 

 

 

 

                

           

            

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

          Amigos de esta página

 

 

 

 
   

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-

SinDerivadas 3.0 España.

 

 

Asistencia técnica y alojamiento Web:

www.computaciónbd.com

 

Eva Isabel Ruiz Barrios.

Copyright © 2007. Reservados todos los derechos.

Revisado: 29 de agosto 2010

 

 

 

 

 

 

Otro mundo que no duela 

se me ocurre, se me escapa,  

te lo ofrezco, se me muere... 

a doscientos kilómetros de

urgencia,  

de los cielos que se fugan, 

que se olvidan,  nunca puedo