FRÁGIL ALA  

       Eva Isabel Ruiz Barrios

 

 

 

 A un teléfono

Encabalgando sus orejas

silencioso

déspota, me atormenta.

No hay gritos

de la oruga

solo astillas que amenazan

como rosas dormidas como párpados

como párpados dormidos bajo astillas

en mis dedos deshollados,

 

las orejas me salen por las uñas

zapatean

sobre teclas o lápidas de mármol

por un puente

        sin

                 barandas.

 

 

No se necesitan...                                                                        

 

No se necesitan los verbos para amar

sólo un dejarse ir por ríos internos y lunimosos.

Una fotografía, testigo del eclipse,

que queda girando en mitad de las horas. 

Una mirada desde el centro hasta el cosmos,

un descubrir la sangre, el tacto, la nostalgia

y quedarnos desvestidos por la gravedad de una fuerza.

         ... Sólo empezar a bosquejar desde cimientos no vistos,

revelados en la flor que se abre durante el secreto de la noche

y quedarnos despiertos, construyendo, mientras todo se hunde

y el polvo, y las ruinas, son inviernos que agonizan 

                                                     sin saberse estaciones,

enredándose en el nudo de un lazo, en la minúscula piedra, 

                                                     desde la que, sentados,

hasta ayer contemplábamos las sombras creyendo que eran soles.

                  Ramas rosas 

La noche con sus dientes fríos

se enreda en agosto,

y crujen sus hojas...

Hojarasca y nido

en las ramas rosas.

Lobo de veredas por la luna llena

en las ramas rosas

sólo escucho aullido

y tu letanía

en las ramas rosas.

                              

                                 Tres hermanos

                             Un ángel vigilaba el sueño de mi hermano.

                             Otro hermano a mi lado atesoraba flores.

                             Caminamos los dos por veredas angostas.

                             Sólo el sol nos golpeaba con sus rayos de vida.

                             En el rostro llevábamos, el solemne momento

                             con el dolor exangüe de la resignación.

                             De pronto, una baldosa floja mojó su pie sereno

                             con un olor tan fétido, que reímos los tres. 

 

 

                                                           A una cocina

                              Entre olores y pequeñas pancartas 

                              absorbentes

                              sobre el granito espejado

                              arden ríos que huyen

                              en mesetas

                              y reposan

                              y se amasan

                              con la palma

                              con los dedos

                              una constelación de notas inocentes

                              se enredan agudas como púas

                              abren puertas,

                              abren orejas con playas de arena 

                              y lobos que adoran lejanías

                              espejos que ondulan como agua

 

                               

                               como agua como fragua

                               como ola

                               como ala.

 

 

 

 

                            

 

Compartir en

:

 

 

 

       

 

EVA RUIZ OBRA FRÁGIL ALA DE LA POESÍA LA LENGUA VIVA ALAMBRES ESE LUGAR LA VIDA

Eva Isabel Ruiz Barrios.

Copyright © 2007. Reservados todos los derechos.

Revisado: 17 de junio 2009

Editora web: Eva Isabel Ruiz Barrios.
Copyright © 2007. Reservados todos los derechos.
Revisado: 14 de abril 2012
 

Volver