ENTREVISTAS - CONCURSOS - COMENTARIOS DE LIBROS - VIAJE ALREDEDOR DEL POEMA - VIAJES ALREDEDOR DEL CUENTO - VIEJAS HISTORIAS DE BUENOS AIRES -                 

     

                                     

               

           Director propietario: José Antonio Panizzi

 

                                                     

           Colaboradores:

                                Beatriz Pérez Deidda

                                Hilda Norma Vale

 

                                Luciano De La Torre

                                Eva Ruiz

         Corresponsales:

                              José Luis Pardo-----La Coruña-----España 

                              María V. Antón Nardiz--Madrid---España

                              Pedro R. Bértora-------La Serena---Chile

                              Erna A.Lengert------Berlín---Rep.Fed.Aleman

VIAJES ALREDEDOR 

                                                                                      

                                                           DEL CUENTO IV: 

"El yo es siempre aborrecible" y tanto creyeron esto los franceses que hasta Gide 

llegó a decir: "El yo no existe en literatura", cuando en realidad es lo único seguro 

que puede darse, pues tratándose de una disciplina ocupada casi únicamente 

del hombre, sería absurdo y candoroso privarlo de su "yo" siempre tan querido

por cada uno de nosotros. Importa señalar que Maupassant sólo habló en 

primera persona, en sus cuentos fantásticos, como si presintiera que sus 

experiencias de ansiedad y de angustia o sus manías persecutorias y diversas 

alucinaciones eran experiencias intransferibles y singulares. Recordemos que 

murió loco, en un manicomio, en cuatro patas y ladrando como un perro 

-según acotó Silvina Bullrich, en "Carta a un joven cuentista" Ed. Rueda-Bs.As.

1968).Aunque el relato en primera persona es frecuente en los escritores

 importantes, no se admite la primera persona del escritor interviniendo con 

opiniones y acotaciones en la historia (se usó mucho en el pasado); hoy el autor

debe mantenerse tan invisible y oculto como le sea posible. Ha quedado obsoleto 

aquello de "y ahora fulano descubrirá con horror que los ..." o "en poco tiempo 

más verá cumplido sus deseos", "cosa que finalmente le ocurrirá ". Lo cual en la

actualidad es una ingenuidad o, peor aún, una indiscreta intromisión  O sobran 

casos, como era de práctica en los siglos XV a XVIII, en que se convertían títulos 

en resúmenes de la historia. Lo testimonia en Don Quijote de la Mancha, 

Cap.XLIV "Como Sancho fue llevado al gobierno, y del extraña aventura  que 

en el castillo sucedió a D. Quijote". Cap.LV "De la descomunal y nunca vista 

batalla que pasó entre D. Quijote de la Mancha y el lacayo Tosilos en defensa 

de la hija de la dueña, Doña Rodríguez. "Otros autores anteriores y 

contemporáneos de Cervantes han frecuentado ese modo de titular casi obligado, 

porque en una Europa semianalfabeta (el rey Pipino El Breve no sabía leer ni

escribir ), ese modo de titular servía para enterar a los no lectores , ya que el

pueblo se  enteraba de las historias o consejas y fábulas "de oídas", (las oía leer),

quien leía  estaba rodeado de público y debía hacerlo en voz alta. El título era una

guía para  introducirlos, interesarlos o darles pautas de la historia que prometía

tras ese anuncio. Liliana Heker (Arg. contemp.=) ("Las peras del mal" -

 "Zona de Clivaje" - "Los bordes de lo real" - etc.) habla acerca de la gestación

de uno de sus cuentos  "Con el título  di enseguida (por una manía personal que

tal vez se vincula con la pretensión de un orden , no puedo empezar un cuento

si antes no tengo el título)...inicié esa tarea previa a la escritura, e imperceptible

desde afuera, que me apasiona. La de ir transformando  lo que hasta ese

momento había sido casi una idea filosófica, una pura abstracción, en 

una historia concreta. Cuando estoy inventando un cuento, lo invento siempre:

en el  colectivo, mientras camino por la calle y antes de dormirme, y aún cuando

duermo... Deleitarme con ciertas palabras, desechar otras..., tirar muchos papeles

al canasto,  caminar locamente por mi pieza tratando de redondear cada situación,

tirar más papeles, ir tramando, como una música, las palabras finales.

Tal vez algunos llamensólo a esta  última etapa "el acto de escribir",

pero yo sé que empecé a escribir cuando todo brillaba,  en el momento de

pavor que me sucedió cuando ordenaba la biblioteca  y que, también de estas

vacilaciones, dilaciones y transformaciones está hecha la  construcción de un 

cuento". (Clarín 12 de septiembre de 1991)

Vamos a la imaginación en movimiento en su función de regir la génesis del trabajo,

de  ella decía Hyppolite Taine (Fr.. 1828-1893 ) ..."la imaginación es la facultad

maestra, y  de ella dependen el arte de componer y el sentido de lo verdadero (°).

Creo que también  la imaginación es necesaria para plantearnos buenos títulos,

argumentos interesantes,  inesperados finales y para colocar cada cosa en su sitio.

Y es igualmente necesaria para  el detalle y  para inventar fisonomías, cuerpos y

almas".(°). Nota: Lo verdadero se obtiene  a través de la verosimilitud, y esto es

la facultad de volcar en lo escrito toda la información  (estrictamente necesaria ),

algo que conforme una razón interna para tornar real y lógico (creíble) aquello

que se cuenta aunque sea ciencia ficción o relato fantástico. Que parezca 

verdadero (similitud) . Encauzar la imaginación, contenerla y explicarla con

imágenes  verdaderas (objetos, olores, ruidos, gustos, texturas: los cinco

sentidos en acción ). La sábana del fantasma (los dibujantes se la colocan

para hacerlos visibles.) Caso  contrario ¿cómo los mostrarían?.                  

                                                                                                    J.A.P  

El LIBRO DE LAS FRASES José Antonio Panizzi. Editorial Las Letras

             

 

"Cuando apareció Caín en el infierno, estaba la pintura aún fresca, y el fuego recién encendido"... En este tono, entre ingenioso y filosófico, por momentos irónico y salpicado de humor, Panizzi reflexiona sobre todo cuanto hay en el universo, se  desliza sin respetar un orden temático con su impronta de experimentado hombre de letras y dispara entre sus ricas frases, valiosísimos versos.

Cuando cae una estrella sobre el océano, nace una estrella de mar. 

Tal vez en la oscuridad es donde mejor te veo.

La superabundancia crea una ausencia, por eso es que los escritores jamás terminan de aprender a escribir

No quisiera que mi pensamiento se encuentre contigo a la vuelta de un recuerdo.

No soporto la traición de ciertas palabras que me abandonan para irse a vivir con otro.

Cuando uno espera algo, ya tiene algo.

En la antigüedad, los esclavos, trabajaban de sol a sol, por casa y comida; hoy el hombre moderno y libre, trabaja de sol a sol, por la mitad del alquiler y la mitad de la comida.

Cuando te dicen: Lo más importante no es el 

dinero, es que lo acabas de perder.

Si notas que perdonan tus defectos, es que reconocen tus virtudes.

Los escritores, igual que los pájaros, usamos las plumas para volar.

 

 

Viaje de Jerez Heródoto (Jonia 484- Sicilia 425, a.C.) Los nueve libros de la historia

Cuando Jerjes, procedente de Atenas, se dirigía de regreso a su patria, puso el ejército en manos de Estrimón, y él tomó un barco fenicio que lo conduciría directamente a Asia. Mas, durante la travesía, se levantó un violento vendaval que enfureció el mar. El barco estaba sobrecargado y en cubierta viajaban gran número de

 personas que habían querido acompañarlo. Jerjes, muy asustado, preguntó a gritos al piloto, si había forma de salvación a lo que el piloto respondió: -No habrá salvación, señor, si no aligeramos el barco del peso de tanta gente como hay en cubierta.

 

 

 

Se cuenta que al oír esto, el rey exclamó :-¡Hombres de Persia!, ahora tenéis ocasión de demostrar cuánto amáis a vuestro soberano, pues del sacrificio de algunos de vosotros depende mi vida. 

Así habló Jerez y apenas hubo terminado, los hombres cayeron de rodillas ante él y luego saltaron al agua. Con ello el barco no tuvo que soportar tanto peso y llegó felizmente al Asia.

Mas una vez que el rey hubo pisado tierra firme, hizo lo siguiente: primero, regaló al piloto una corona de oro, en recompensa por haberle salvado la vida, pero luego mandó que le cortaran la cabeza, ya que a causa de su consejo numerosos persas habían muerto ahogados.

 

 

REVISTA 

 

"LS LETRAS"

 

Director propietario:

José Antonio Panizzi

 

Editora web:

Eva Isabel Ruiz Barrios

 

 

Dominio:

lasletras1262.com.ar

Copyright © 2007. Reservados todos los derechos.

 

 

 

 

 
 

 

.