La esperanza se dobla como un arco

XII
Un pájaro huye de mi blusa
como un ángel de su deseo,
apago la luz para que anochezca en alguna parte.
Timones extraviados se juntan como un ramo
de urgencias ancestrales,
mi corpiño libera brújulas desnudas en la noche
mientras se arquea el cuerpo.
Destellan abadejos, formas extrañas,
estrellas que caen por las manos
en la hora más triste;
alguien se mece como espuma
en mares amarillos,
en nidos de sangre
deshabitados.
XIII
La esperanza se dobla como un arco.
Leva brazos de higuera
mi cintura de duelo.
Leves y secos senos,
el desierto y el agua.
XIV
La palabra abrió su caudal más hondo
como una corola de pétalos sangrantes,
la relegada, la postergada luminosidad de la sangre,
los hipogeos con su fulgor añejo, inextricable.
El agua de las revelaciones se ha secado.
No hay manos que recojan las azucenas
de su viaje al silencio.

De:Ese lugar, la vida (2011)

Imagen: Leda il cigno-Bartolomeo Ammannati 

About Eva Ruiz

Estadísticas web